Lunes de humor ¿puedes volver?

Siempre te tuve en el blog. Los lunes desde el 2009 siempre fueron de humor. Había que empezar bien la semana. Frente alta la vida sonríe a quien le sonríe…

Me cuesta un poquito recuperarte estos días… ni siquiera ese humor negro que algunos dicen que tan fácilmente me sale. Así que voy a tirar de un truquito. Siempre me he reído con mis cosas de niña. Tuve una infancia muy feliz con mis ocho hermanos y mis padres. Numerosa 🙂 pero feliz…

Recuerdo que las dos pequeñas dormíamos en la misma habitación en una litera (cama arriba y cama abajo para el que lea de fuera). Recuerdo el papel pintado de pequeñas flores rosas y recuerdo a mi hermana una noche despertándome para que fuera avisar a mis padres. La pobre estaba revuelta y vomitaba (lo único y que peor llevo en la vida) y cuando quise darme cuenta en la cama de arriba, a mi poca edad entendí que su súplica era que saltara por los pies de mi alta cama que además es donde estaba la puerta y fuera a avisar a mamá…pero ¡Dios mío! ¿dónde estaba ella echando los restos? en esa entrada….en el hueco de la puerta.

Le dije que ni loca. Que era superior a mis fuerzas. Recuerdo que me tape la cabeza y me quedé muy quieta… Como quien huye del miedo. Qué tonta, pienso ahora.

  • Mala hermana

Siempre reía con ella recordando esta anécdota. Ni loca iba yo a enfrentarme con un salto a lo que más asquito me daba con 10 años. La vida luego me iba a dar 100 vueltas. Como pudo se levantó y pidió ayuda a mamá. Yo quieta muy quieta… Conmigo no iba la cosa… Bajo la sábana, sólo pensaba en las florecitas rosas. 

Buen inicio de semana para quien se pasee por aquí…