Ya hay fecha

I. entró en mi vida y fue un auténtico regalo en septiembre hace un año…. Yo quería hacer acompañamiento domiciliario una tarde a la semana para quienes están solos, o mayores, o solos y mayores, o …. necesitan hablar, compañía, ser escuchados…. 

Y la verdad es que fue un regalo su compañía y ahora su amistad. Pero el segundo regalo acaba de llegar. Mi querida I. de 87 años que con ochenta y su cadera fastidiada vio a un médico que la atendió y le dijo algo así como: “para lo que le queda en el convento, casi que no se opere”. Tremendo. En fin, gente que se equivoca chico, hay en todas partes. Pero madre mía, qué siete años de calidad de vida le han quitado. En fin. Sigo con lo bueno.

Cuando yo llegué a su vida y ella a la mía, volvió a ir al médico y se encontró con que siete años después el profesional de la medicina vio que tenía ante sus ojos lo que ella es (y era pero ahorita más deteriorada por el desgaste de la cadera sin operar): una superviviente de una vida familiarmente complicada,  viviendo sola en una casa y haciendo todo ella porque la pensión mensual a nada le alcanza de excesos. Hace sus ejercicios con pesas ligeras todas las mañanas para sus brazos, estira lo que puede con lo alta que es y en autobús y DE PIE porque no suele haber sitio para sentarse en esa ruta y pocos o nadie ya cede el sitio, yendo a sus clases de “ayuda cognitiva” dadas por la Comunidad para que las cabezas no pierdan “agilidad mental con los años”. Todo con su bastón y su soledad pero aceptación y ganas de seguir sobreviviendo. Cada año cojeando más por una cadera no operada en aquel año  (manda huevos)….

Y el médico le dijo: ¡entra en lista de espera. Antes de un año la llamaremos y la operarán!. Eso fue a final del año pasado.

El martes 18 próximo I. será operada de la cadera por la tarde. Ayer le prometí que me escaparía el martes a la hora de la comida para darle un beso y como mi madre me hacía, le haré la señal de la cruz en la frente y le desearé un bonito sueño en la anestesia.

Qué bueno. Qué grande. Por favor, por favor…. Dios mío que salga todo bien.

Ya nos confirmaron que rellenamos bien los papeles y la solicitud y le concedieron poder ir al menos mes y medio a clínica o residencia con rehabilitación tras el alta, porque en casa sola obviamente no podría estar ni tiene los medios.

Así que YA TENEMOS FECHA. La Seguridad Social operará a I. de la cadera en cinco días.  SUERTE luchadora. A por todas.