Carta a un papel pintado

 

Querido papel pintado de flores pequeñas rosas:

Anoche soñé contigo. Estaba tumbada en la cama de arriba de la litera de mi habitación de niña. Aquella cama donde crecieron mis sueños, desde la infancia más chica hasta cerca de la adolescencia.

Mi querido papel pintado de rosa palo en tres de las cuatro paredes, pero en la cuarta….esas menudas flores rosas y fucsias que le dieron aroma a mi vida más tierna.

Recuerdo que cuando ví la película Tootsie (1982), yo tenía 15 años y cuando ella rememora su infancia mirando al papel de flores rosas de su habitación…yo pensé: “esa podría ser yo”.

Fui muy feliz en aquella habitación y durmiendo en la cama de arriba de esa litera. Fui muy feliz de niña. Las flores pequeñas de color rosa y fucsia… se encargaron de guardar mis sueños, mis ilusiones. Mis tristezas.

Hacía tiempo que no soñaba con mi infancia. Hacía tiempo que no me sentía tan pequeña. No sé dónde acabaste cuando te quitamos a tirones. No sé donde quedaron tus flores pequeñas. Pero gracias por estar ayer en mis sueños. Sustituiste a las tragedias. Volví a sonreír confiada…. Soñar mirándote era otra cosa. Ahora todo es más complicado… pero gracias por estar en mi vida, en mis recuerdos… y ahora también en mis tristezas.

Un beso papel pintado de la pared con flores pequeñas.. Prometo contarte como sigo. Como lo hice antaño. Así quizás, renazcan mis sueños. 

Winnie.