A veces pasan cosas…

A veces pasan cosas…

A veces tan insignificantes que parecen detalles que sólo tú captas. Señales que crees que indican algo cuando el camino está si no oscuro, sí mal indicado.

Yo sólo quería volver a escribir real y ficticio. Poético y romántico. De cine y de novela. Quería poder volcar aquello que me ocurre o que simplemente sueño. Y quería contártelo a ti porque eres quien mejor me ha “escuchado” siempre, aún cuando lo único que me pasa es que la vida y “mantener la paz a mi alrededor”  no me deja expresar en alto cosas que siento, veo o simplemente sucede.

Pero ocurrió que igual que un número importante para mi se repite últimamente constantemente, ocurrió que alguien que quiero, respetando la distancia física que ahora mismo me es VITAL tener, me recordó que esto era un blog. GRACIAS.

Lo que inicié y me cautivó en el año 2008 y que yo llamo “la magia de esta blogosfera nuestra” tiene normalmente un formato (o al menos así fue siempre Lo que se ve es lo que hay). 

BLOG: “es un “sitio web” (con formato de bitácora o diario personal). Los contenidos suelen actualizarse de manera frecuente y exhibirse en orden cronológico (de más a menos reciente). Los lectores, por su parte, suelen tener la posibilidad de realizar comentarios sobre lo publicado.”

Por eso, aún a riesgo de que alguien recale por aquí creyendo (muy euivocadamente sería) que va a encontrar un chat de wathsap en vivo o algo como esas redes sociales que ni uso ni entiendo muy bien (eso tampoco es un blog), sí que asumo que “con cariño y respeto” siempre se puede decir lo que uno siente cuando llega a una página que es pública en internet por decisión personal

Pero que conste que no he publicitado ni buscaba ya otra repercusión que la LIBERTAD de ser yo escribiendo aunque fuera en mi anonimato.

Por eso está habilitado comentar como siempre en todo el blog.

Las cosas fueron, son y serán así.