La doctora de mi alma

Siempre he dicho que si yo tuviera un buen dentista, y alguien me preguntase por alguno de confianza…..yo le recomendaría a mi dentista. Igualmente haría con mi traumatólogo o mi podólogo……¿no?

Yo tengo, he tenido y creo que siempre tendré en mi vida una maravillosa “doctora de mi alma”, mi psicóloga.

Hace la friolera de 21 años que entró en mi vida. En un momento muy, muy malo. Yo no tengo ninguna duda que si hoy en día soy ALGUIEN, una personita digna y recta y que sólo intenta vivir feliz y que los de su alrededor también lo sean es gracias a cuatro personas y ella, mi doctora de mi alma es una de esas cuatro personas.

El otro día volví a verla después de dos años de lejanía física….que no emocional. Se alegró tanto. Me vió tan bien. Pude hacerla reír a carcajadas y sentirse orgullosa de cómo estoy viviendo desde hace tiempo mi vida. Sus pautas, sus enseñanzas, sus miradas, sus silencios, su abrazo aquel día que yo estaba rota……nunca cayeron en saco roto y por eso, cuando el otro día nos reencontramos, la verdad de una relación que funcionó…..estaba en el aire.

Le dije si era consciente de lo importante que había y que era en mi vida y en la de muchos de los míos por ende. Lo era. Y eso me agradó. Su sinceridad siempre me desborda.

Hoy, aunque no me lea…… necesitaba hacer este pequeño escrito para “mi doctora de mi alma”. (Puede que se lo haga llegar. Se lo merece)

muchasgracias