Mi Dios de bolsillo

Son muchas las veces que me pregunto a mi misma si mi religión (tal y como yo la vivo) ha hecho fácil para mi creer en el que yo llamo “mi Dios de bolsillo”.

En lo que yo creo, me llevó el otro día a sentarme en el último banco de una Iglesia que no conocía que está en la Calle de Atocha. En la calle hacía mucho calor y dentro de la Iglesia la sobriedad de la piedra me tenía a buen recaudo fresquito. Necesitaba un rato de PAZ y allí lo encontré. En ese AMIGO que yo creo y que creo que me cuida desde allá arriba acoge mi deseo de estar acompañada SIEMPRE que lo necesito.

Él está ahí. Y yo simplemente le digo:

– ¡Oye que estoy un poco floja! y asi ya me siento mejor.

Luego salgo de nuevo al calor de la calle y mientras voy andando hacia casa pienso en los seres queridos míos que también están allá arriba…Sí, esos que me cuidan y a los que extraño pero agradezco que ahora me observen y atiendan…

No suelo hablar de religión en este blog. Creo que cada cual es libre de creer en lo que quiera……Yo sólo quería dejar por escrito hoy: Que “mi Dios de bolsillo” me basta y me llena…..aunque sin duda, son muchas las veces que no le entiendo.

Anuncios

  1. Siempre he considerado que creer/descreer poco o nada tiene que ver con lo que se hace/dice/siente.
    En ese sentido, las religiones (que no creencias) todas invocan a su suprema deidad.
    Cosa bien distinta es de dónde procede la protección. La ayuda. La fuerza para seguir adelante. Y, como dice Susana, no hace falta entenderlo para sentirlo.
    ¡Aun en el bolsillo!
    Bs

  2. He conocido tantas iglesias, y siempre he pensando a donde van todos esos ruegos, suspiros, agradecimiento, lágrimas, que por siglos han recibido. Creo y éso lo escribí, que ellos se unen a la luz y cera de los cirios y dejan esa pátina que tienen los lugares, donde entre santos, puedes como en tu caso encontrar a tu dios de bolsillo.
    Excelente tu breve escrito.
    Hasta pronto.

  3. Lo cierto es que no puedo coincidir mas contigo.. Al igual que tu, yo también tengo un dios de bolsillo, a lo mejor hecho a medida, a lo mejor no incluido en ninguna religión,pero que se parece bastante al de la católica.. Y al igual que tú, muchas veces paso por la puerta de su caso y me siento un ratito en su salón, para volver a encontrarme con el..Y la verdad, salgo nuevo…

¿Quieres darme tu opinión?....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s