Los cuentos de la abuela: “El cuento del abuelo”

Aquí va otro de los Cuentos de mi Abuela (haz click para ponerte en situación). De este  ignoro también su autor…pero insisto en que yo disfruté oyéndolos y si aparecen sus autores….fantástico…si no…ahí van para que no se pierdan. He disfrutado muchísimo mientras lo preparaba….Yo creo que os va a gustar.

 El Cuento del Abuelo

–  Vamos a ver ¿tenéis sueño?

– ¡Quia! No señor, qué tontuna, es muy temprano abuelito

– Tempranísimo, calcula que hasta las once lo menos….

– ¿Tanto trasnochais?

– ¿Lo dudas?

– Es claro, a los lugareños el trasnochar os asusta. Ta te irás acostumbrando. gallinas

– Ya lo creo. En Villaturbia me acuesto con las gallinas.

– ¡Jesús! ¡qué cosa tan sucia! ¡Cómo te pondrás el cuerpo!

– Niño ¿qué dices?

– Lleno de plumas

– Pero chiquillo si lo que digo no es eso…¡cosa más chusca! …Digo….que me acuesto entre dos luces

– Pues yo a oscuras!

Vaya no nos entendemos

– Si es que a esos tontos les gusta andar siempre con puyitas

Bien pues dejaros de puyas y vamos a divertirnos. Mientras que mamá se ocupa en prepararme la alcoba y papá se va a esa junta, vamos nosotros, los cinco, a formar nuestra tertulia. ¿a qué quereis que juguemos? toros

– ¡al toro!

¡Eso es de gentuza!

– ¡A la pelota!

¿a la pelota en la sala? Se armaría buena bulla…¿qué dirían los vecinos?

– Que se aguanten

– Que lo sufran.

Pero ¡niños!

– Sí Señor ¿no está esa chica feucha machacando en el piano desde las nueve a la una?

– Esas cosas no se dicen

– Pero….

Calla ¡malas pulgas! A ver. Sentarse a mi lado. ¡Aupa Pepito! Tú aqui sobre mis rodillas. ¡Hijo por Dios que me arrugas la pechera! Quietecitos, atención y compostura, os voya contar un cuento

¿es de brujas?

De lo que sea

– De fjo será alguna paparrucha princesita

No, es un cuento muy bonito que se titula “La princesita cristiana y el moro de la laguna”

– ¡Anda! Vaya un titulo

– Calla tonto no interrumpas

– Si son los más fastidiosos.

Pues Señor, hubo en Asturias, en tiempos de Don Pelayo, una princesita rubia que cantaba como un ángel, con muchísima dulzura, y que tocaba el piano…

– ¡Qué barbaridad!

– Mayúscula!!! Piano en aquella época…

Bueno, la lira, la guzla o lo que fuere; lo cierto….es que sabía mucha música

– Si tendría institutriz

– es claro, o sería alumna del conservatorio

– ¡Pero niños! ¡A callar! Soy una tumba…¿sigo o no?

– Sigue abuelo, nadie te importuna

Pues Señor a la princesa que era sobrina segunda de Don Pelayo, por parte de su esposa doña Odulia

– Abuelito, eso no pasa…Eso es falta de cultura. Has dicho una atrocidad espantosa

– Tremebunda, la esposa de Don Pelayo fue Gaudosia. Esa es la única que tuvo

– Lo que es de Historia, andáis mal en Villaturbia

Bien, pues que me perdonen Don Pelayo y la difunta que no he querido ofenderles y bien merezco disculpa ¿sigo?

– Sigue…

Cuentas que a aquella niña tan pura, la requería de amores un morito de alta alcurnia que todas las noches iba con su jaique y su capucha a escuchar los dulces cánticos de la princesita rubia. Y sucedió  mujer%20de%20naranja%20dormidaque una noche se vió a la luz de la luna que el morito y la princesa se abrazaban con ternura. Supo ésto el rey Don Pelayo y se puso hecho una furia y ocultándose una noche, empezó el moro a trepar por las columnas agarrole por las piernas diciéndole-¡So granuja! y con tal impetú le dió un puñetazo en la nuca que el morito fue rodando al fondo de la laguna. La princesa  lanzó un grito presa de terrible angustia y cayó muerta.

– Caramba! esas cosas espeluznan

Desde aquella horrible fecha, cuentan que en la noche oscura desde el fondo del barranco se oyen gemidos que asustan. Y si desde el fondo del barranco alguien se acerca y grita…¿qué hay? en las rocas retumba un ¡Ay!….- prolongado y triste, la voz del moro, sin duda.

– Abuelito eso es el eco

– Un fenómeno de acústica

Lo será, pero es el caso que sobre la sepultura  de la princesa,donde hoy hay un cementerio, muchas, muchísimas noches, según la gente asegura…se ve una luz misteriosa que en el aire se columpia y que esa luz es el alma….de la princesita rubia.

– No digas eso abuelito. No digas cosas absurdas! Lo que ven son fuegos fatuos, son emanaciones pútridas

– Descomposiciones químicas, componentes que se juntan…hidrógeno fosforado

¡Basta ya! Que me aturulla tanta ciencia. Si a vosotros estos cuentos os disgustan, en cambio estos dos pequeños con gran atención escuchan. Más ¿qué veo? están dormidos…¡Ea! basta de tertulia. me he lucido…¡a la cama!

– ¿te enfurruñas?

-¿habrá otro cuento mañana?

¿Más cuentos?…No criatura, que os lo cuente la abuelita. Yo me vuelvo a Villaturbia que allá los nietos que tengo, de mis cuentos no se burlan”

FIN

  1. JEJEJEEEE, que nietos más inoportunos, pero a pesar de todo creo que les has gustado el cuento, como a mi. Me imagino sentado en el regazo del abuelo, con la boca abierta y los ojos como platos.

    ¡Jo!

    ¡Un beso!

    MIGUEL

    Me gusta

  2. Felipe.
    Me alegro muchísimo y gracias por estar por aquí…

    Miguel.
    Yo no sé si te veo en ese regazo de abuelo..jaja Pero ha sido bonito que lo imaginaras

    Alijodos.
    Besos para ti. Ya sabes que son los cuentos que me contaba mi abuela

    Menda.
    Como me guta que te gusten…¡qué lio!

    Me gusta

  3. A mí me encantan también estos cuentos, con ese lenguaje tan a la antigua usanza. Seguro que os quedábais embobados ecuchándolos. Enhorabuena una vez más por haberlos conservado y gracias por compartirlos.

    Un beso y buen día, maja.

    Me gusta

  4. A mí también me ha enCANTADO la forma que lo has CONTADO, y eso que no estabas CON TADO.
    No me hagas caso, deformación profesional.
    Nota mental: Debo seguir reduciendo mi dosis diaria de bayas de goji
    Un rampybeso

    Me gusta

  5. JAJA Es precioso… eso si, me encantan los nietos explicandole las cosas al abuelo, por dios. Ya ni los abuelos austan con sus cuentos…Tu abu tenia que tener una memoria prodigiosa, jaja

    Bezos

    Me gusta

  6. De todos los cuentos que has publicado hasta ahora es el que más me ha gustado de largo, aún me estoy riendo, pero niños como los nietos del pobre abuelo hacen que no me gusten los niños jajajaja.

    Besos.

    Me gusta

  7. Hola, este cuento me lo contaba mi madre cuando era pequeño. Me decía que era una obra de teatro que hizo de pequeña en el colegio de las Teresianas en Valencia. Le pedí hace ya muchos años que lo escribiera y hace unos días lo encontré en un cajón. Hoy he buscado en google y ha aparecido esta página y he comprobado que prácticamente no cambia nada.
    Tampoco supo decirme el autor.

    Me gusta

Puedes comentar....te leo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s