Un relato muy real

Uno de los cuentos o relatos más bellos y reales que vivir:

IMG-20171017-WA0010

“Eran finales del año 1993. En ese año yo acababa de empezar en el trabajo donde en unos meses hago 25 años, mis sobrinas gemelas llegaban a la familia en septiembre. Yo era bastante feliz.

En diciembre el abuelo una tarde estaba “encargado de velar el sueño si lo cogía…a M” y tiré esta foto.

Él estaba ahí, y lo más importante es que yo sé que ELLA lo sabía. Estoy segura, que a modo de película ella le miraba fijo pensando:

  • Como el abuelo está ahí, cuando me duerma, no rodaré y me caeré del sofá.

Y sé que papá pensaba, porque así luego me lo dijo:

  • Así está tranquila cogiendo el sueño. Yo estoy viendo mi coleccionable y ella tranquila. Sabe que YO estoy aquí. No pasa nada.

Tiré la foto sin saberlo mi padre. Él sólo estaba ocupado en mirar su coleccionable con banderas y de refilón a la nieta. Me ha costado mucho encontrar el negativo, y lo he conseguido

Supongo que entonces y ahora, 24 años después pienso lo mismo: ”nadie como quien sabe amar para velar tu sueño y darte tranquilidad.”

Hoy esta intimidad va por esas preciosas jóvenes a las que ayer pude decir emocionada, un gracias porque ambas, en sus perfiles de watsap habían decidido poner ese día una foto mía con ellas a sus 5 años. No era nada mío especial, sólo sé y creo que había mucho amor de ellas y de “la madre que las parió”. Este rincón, convertido ya en diario personal donde cuento y ya está y no importa nada, nada más… DESBORDA por unas horas AMOR.

FIN.

Y de pronto…(2)

Primera parte

Me di cuenta de que ya no estaba en la silla de la farmacia. Me parecía extraño. No…
Si sé dónde estoy. El pasado se ha ido y estoy quieta y en presente. Me da miedo moverme y sé que si no enciendo la calefacción, mi corazón seguirá helado sin sufrir y además…no tendré que salir de esta cama. De esta habitación. De esta casa. No tendré que explicarle a nadie y menos a mi misma, por qué no socorrí a la mujer accidentada.
Porque siento que no sabes.
No sabes que me afectaron mucho tus injustas palabras en el trabajo. Volvías a romper lo que era mi emocionado recuerdo agradecido de tu compañía hace años en aquel tanatorio. Y tu mal trato hacia mi persona…caía sobre mojado.
Porque quisiera poder decirte que nunca creí que me dejaras un mes sin verte ni oírte. Con dolores físicos y del alma (que los llevo mucho peor) y me descolocan aún mas. Y sobre todo que la soledad que me provocas…caía sobre mojado.
Quisiera poder mandar la queja de la queja a Sanidad, diciéndoles que su respuesta parca y con fechas erróneas…caía sobre mojado.
Quisiera poderte decir que me aterra que me veas el lunes y descubras que en mis ojos ya no hay esperanza porque todas las pulgas que llegaron al perro flaco…caían sobre mojado.
No tengo remedio.
Tendré que volver a esa carretera y buscar el rastro de esa mujer. Tendré que llegar hasta el hospital donde la llevaran. O la veo y le digo que mi corazón estaba helado cuando la deje allí herida… o nunca podre calentar esta pesada y fría masa de carne rojiza en la que desde hace mucho tiempo todo llueve sobre mojado.

Y de pronto

Abri los ojos hace 7 horas. Y no me lo noté. Tambien es verdad que me habia dolido tanto este año pasado,que al cumplirse el primer aniversario decidi ya no cuidarlo.

Me incorpore en la cama y decidi coger el coche y conducir. A Dios gracias eso seguia gustandome tanto como desde que me saque el permiso en el año 91. Solo fueron 700 dias los que le tuve panico…pero eso…ya pasó. A nadie le importo y ya paso.

Sali del tunel de Guadarrama y vi in coche cruzado en medio de la via. Pude esquivarlo…y segui.

Por el retrovisor vi una mujer que salia de su interior sangrando. Segui mi camino.

Cuando me canse de ir, decidi volver. Vuelta a casa. Eran casi las dos pero la farmacia aun estaria abierta para que Cris me controlase la tension y el pulso como cada semana.

El saludo cariñoso de siempre y entonces, pasó.

  • Belen..¿no te has notado nada raro?
  • No Cris. ¿que pasa ahora?
  • Belen. No tienes pulso. Se te ha helado el corazon.

(Continuara….)

TODO se transforma: hasta yo.

Y de pronto lo sabes. Sin estar enferma con síntomas o ataques o dolencias aunque algunos crean fácil conocer la enfermedad que creen sufres.

Lo sabes porque estás más calmada, serena y cuerda que hace mucho tiempo Lo sabes porque te conoces y auto-analizas bien. Y sabes que sólo estás muy triste.

Triste porque has perdido el rumbo,  porque el anterior ya  no te vale. Que te has ¿equivocado? o simplemente olvidado de qué era lo que más podía interesarte en tus 49 años anteriores para no encontrarte a los 50 sintiéndote fácilmente ignorada y muy reprobada. Y con la cabeza llena de respuestas a todas las preguntas que podrías contestar con certeza y puede que algo de equivocación pero no confundiendo que buscas simplemente lo mejor para todos.

Triste porque tienes tus principios e ideas como los demás y casi todas ellas se me han ido a la mierda porque quería  hacer lo que siempre hice…intentar arreglar aunque costara. Y luego vivir con ello pero sin renunciar a tus creencias y deseos.

He muerto en el intento. Winnie se quedó ahí. No pudo hacerlo. 

Y apareció Belén tan auténtica como Winnie pero tan dolida y “no entendiendo nada” que incluso se presentó como era. Sin edulcorantes y sin miedos ya. Dios mío sólo yo sé el miedo que pasé y del que libré.

Era Belén. 50 años y desde hace 9 meses sana de cuerpo pero muy desgraciada en el alma. 

9 meses como la pequeña de 9 hermanos que soy (para mi  los number one)

9 meses como duraron los embarazos de mis 18 vidas de sobrinos  (esos eran mis hijos)

9 meses como el piso 9º de la casa familiar donde viví 33 años (todos os fuisteis antesss)

9 meses como  9 de enero en el que se fue papá (yo sé que hoy no es desgraciado por mi)

9 meses como la planta 9 del hotel en el que tuve tentación,que nunca intención de volar 

NUNCA se ha entendido desde entonces a Belén, a Winnie la entendisteis en la mágica blogosfera. Y fuisteis los extraños, los amores desconocidos a los que dejé colgados en medio de mis claro-oscuros.

NUNCA hasta hace unos meses vi que fue un error que si en mis 49 años anteriores cualquiera que me hubiera preguntado por mi motivo para vivir: eran ellos. Más los menos de cinco dedos de una mano de AMIGOS que para mi son FAMILIA.

Y NINGUNO vive conmigo. En mis 4 paredes estoy yo. Fue mi elección. Pero me compensaba… AHORA NO. Por eso… vuelo. Y vuelo sola, pero es fácil que en el camino encuentre más de algo. No sé bien qué. Pero sí sé que sin más comentarios. Porque YO sí que NO PUEDO MÁS.

 

A veces pasan cosas… Soy Belén.

Mi niña chica creía que tita era voluble que no voluptuosa porque la lié con las palabras parecidas. Voluble porque tita siempre cambiaba de opinión. Voy o me quedo en la casa de vacaciones, voy o me quedo a comer, digo sí y cambio a no….

Hoy voy a ser yo. Me llamo Belén. Y no puedo seguir con esto. Y nunca habrá otra entrada. Hubo un correo y nunca habrá más. No se puede ignorar tanto.

Porque yo no pertenezco aquí. Porque me desnudé en alma y en cuentas. Porque I. ya va a ser operada. Y eso está bien. Porque yo creía en la bondad y sé que sigue existiendo…. pero no quiero aceptar que se puede hacer tanto tanto tanto daño a quien dices amar. Y aunque te digan las peliculas, los libros y las personas que a todos se nos caen personas…. NO PUEDO SOPORTAR ESTE DOLOR.

Lo que se ve es lo que hay. Y sin alma no se puede ver. No se puede ver. No lo podías ver. Y podrán decirle/decirte que tenías alma…. pero no. Murió hace un año, lamentablemente y casualmente con ciertas situaciones.

Culpo de esto a un mal médico. Y me vino mal que fuera mal médico… porque me hizo ver que alguien puede seguir viviendo, viajando y vendiendo que lo hace para seguir hacia delante sin compasión alguna.

Machacando un alma sensible. Y así ha sido.

Yo desde  esta pena que me lleve a un pinar, a un pueblo de Peru o a la mierda…perdono. Creo que otros no podrán perdonar o perdonarse.

Toro, Prozac medicinita linda, Saricarmen, Marian, Pildoras de felicidad, etc etc etc es imposible seguirse desnudando y exponiendo, no a vosotros, sino a quien no AMA.

Madre mía….amar significa no decir nunca lo siento??? Nunca lo creí y sigo sin hacerlo.

Ya hay fecha

I. entró en mi vida y fue un auténtico regalo en septiembre hace un año…. Yo quería hacer acompañamiento domiciliario una tarde a la semana para quienes están solos, o mayores, o solos y mayores, o …. necesitan hablar, compañía, ser escuchados…. 

Y la verdad es que fue un regalo su compañía y ahora su amistad. Pero el segundo regalo acaba de llegar. Mi querida I. de 87 años que con ochenta y su cadera fastidiada vio a un médico que la atendió y le dijo algo así como: “para lo que le queda en el convento, casi que no se opere”. Tremendo. En fin, gente que se equivoca chico, hay en todas partes. Pero madre mía, qué siete años de calidad de vida le han quitado. En fin. Sigo con lo bueno.

Cuando yo llegué a su vida y ella a la mía, volvió a ir al médico y se encontró con que siete años después el profesional de la medicina vio que tenía ante sus ojos lo que ella es (y era pero ahorita más deteriorada por el desgaste de la cadera sin operar): una superviviente de una vida familiarmente complicada,  viviendo sola en una casa y haciendo todo ella porque la pensión mensual a nada le alcanza de excesos. Hace sus ejercicios con pesas ligeras todas las mañanas para sus brazos, estira lo que puede con lo alta que es y en autobús y DE PIE porque no suele haber sitio para sentarse en esa ruta y pocos o nadie ya cede el sitio, yendo a sus clases de “ayuda cognitiva” dadas por la Comunidad para que las cabezas no pierdan “agilidad mental con los años”. Todo con su bastón y su soledad pero aceptación y ganas de seguir sobreviviendo. Cada año cojeando más por una cadera no operada en aquel año  (manda huevos)….

Y el médico le dijo: ¡entra en lista de espera. Antes de un año la llamaremos y la operarán!. Eso fue a final del año pasado.

El martes 18 próximo I. será operada de la cadera por la tarde. Ayer le prometí que me escaparía el martes a la hora de la comida para darle un beso y como mi madre me hacía, le haré la señal de la cruz en la frente y le desearé un bonito sueño en la anestesia.

Qué bueno. Qué grande. Por favor, por favor…. Dios mío que salga todo bien.

Ya nos confirmaron que rellenamos bien los papeles y la solicitud y le concedieron poder ir al menos mes y medio a clínica o residencia con rehabilitación tras el alta, porque en casa sola obviamente no podría estar ni tiene los medios.

Así que YA TENEMOS FECHA. La Seguridad Social operará a I. de la cadera en cinco días.  SUERTE luchadora. A por todas.

Duelo (2)

La muerte me está llamando

y no sé cómo no hacerla caso

porque se me antoja que va  llegando

lo que tantas veces habré evitado.

 

No me asusta y no la temo,

pero igual que no la busco

mentiría si no te digo

que si asoma, aquí la espero.

 

Y te parece un sinsentido,

y tan solo yo me entiendo

pero me quiebra no tenerte

y yo ya no tengo consuelo.

 

La muerte me está acechando,

y poco importa si te prevengo,

ya no puedes hacer nada

nadie avisa cuando ha muerto.

Reprochar no lleva a nada

“Reprochar: reconvenir, echar en cara”

No hay nada que hacer con el “tono reproche”. Lo aprendí en el 2008. Nunca he entendido a qué puede llevar bueno hacerlo. Fue durante un viaje a Croacia con un amigo. Creo que pudimos hacer cientos de kilómetros de la costa croata en coche sin hablarnos, porque él decidió por sentirse mal no hablarme durante horas (aún no sé a día de hoy con qué y él ya no forma parte de mi vida por otros motivos). Me castigaba con su silencio. Hubo hasta parada en un mirador de acantilado para fotos y sin hablar, sólo mirada severa y dura. Lo recuerdo como si fuera ayer, porque aprendí una lección.

Volvimos al coche y seguí pensando durante horas de silencio y alguna lágrima fugaz que nunca me llevaría a nada decirle qué lo doloroso, incomprensible y reprochable que fue. Si esos cambios de humor suyos, no sé por qué, le permitían provocarme ese dolor de incomodidad y sentirme mal y sola a tanta distancia de mi casa, es que él sentía que podía hacérmelo. Y para mi, entender ya que eso existía, me dolía más aún.

Y de verdad que lo creo porque la esencia en si del reproche es que te sientes mal porque alguien ha hecho algo que te disgusta o apena o enfada y quieres echar en cara. Y echar en cara nunca hará en mi caso que desaparezca el sentimiento de quien lo hizo lo hizo porque ¡así lo sintió! en ese momento. Y ahí viene mi dolor. No en lo hecho.

Desde entonces lo razono, lo asimilo y así intento asumirlo en mi interior. Es conocerme mal o poco no saber que pienso esto 🙂 pues soy una de esas personas que dice lo que piensa y siente de una forma demasiado pasional, que buena no es, pero sincera sí.

Yo lo que intento es preguntar para entender qué motivó esa acción que me dolía y pudiera ser un reproche verbal de otro. Yo pregunto. ¡Pero si el daño ya te lo hacen al corazón!. Sólo así podré entender qué les ha movido a ¿enfadarme? ¿decepcionarme? ¿fallarme? y ver si puedo evitar que vuelva a ocurrir o simplemente no me compense porque no le vea el sentido.

Eso en mi modesta opinión, es distinto que el reproche puro y duro que sólo acusa y nunca arreglará. O desde luego intento que no lo sea.  Yo no tengo ningún derecho ni soy nadie para reprochar a alguien que haga algo que SIENTE que debe hacer.

Porque no me lleva a que se borre por qué ha sentido que debía hacerme eso. Ya lo ha hecho.

Lunes de humor : Sonrisa perruna

Hoy sonrisa para empezar la semana gracias a una pequeña empresaria de mi barrio.

El sábado decidí entrar en una tienda muy chiquita de ropa del Paseo de Delicias… y fue una experiencia deliciosa (y nunca mejor dicho).  Después de haberme probado un par de prendas decidí llevarme una de ellas y la dueña me iba a cobrar en caja. Yo estaba  de espaldas a la puerta de entrada de la calle… y le vi.

Sentadito esperando fuera un perro “chuchito” de estos que rápidamente entiendes que es seguro resultado de una adopción o acogida. Le vi tranquilo. Como si toda la vida la esperara verla pasar, ahí sentadito mirándonos. 

Le dije entonces a la dueña:

  • Parece que tiene una visita

Y sin darse la vuelta sonrió y me contestó:

  • Claro, será Tano que sale de paseo. 

Y mientras me lo decía se giraba y sonreía a su amigo, al que inmediatamente se unieron otros dos perros de tamaño grande también y de “poco o nigún pedigri” pero por eso para mi más adorables si cabe…

Helena que es como se llama la dueña de la tienda, sacó de debajo de la caja una bolsa de “huesos en chuches” de perros. Y la escena era de una ternura infinita. Los 3 perros comían de la mano de la señora cada uno su chuche. Entonces asomó la paseadora que llevaba las correas extensibles de los tres perros y le dice “Buenos días Helena” .

Ante mi cara de perplejidad, la recién llegada me comenta, es que “Helena es así”. Tiene siempre una bolsa de chuches de perros porque todos los vecinos de la zona que tienen perros y que son adoptados…empiezan o terminan su paseo recibiendo ese “cariño de la dueña de la tienda de ropa”.

Eso provocó que me quedara escuchando un rato la historia de esta mujer ya de sus propios labios. Ama a todos los perros indefensos y abandonados ya que gran parte de su vida le acompañó uno que falleció ya hacía algunos años. Le pidió a su hija que lo enterrase en la finca de su propiedad y a la vez le dijo que plantara allí un almendro y que ella quería acabar sus días en cenizas en el mismo lugar que AQUEL que tanta compañía y amor le dio.

Ya veis. Puedo entrar a comprar una blusa y salgo con una historia de gente buena…

BUEN INICIO DE SEMANA. A por el lunes.

Apapachar

El otro día, cuando un grupo de amigos compartíamos la tristeza de una pérdida sufrida por  uno de nosotros, alguien nos enseñó algo que hoy quería contar.

Existe un verbo maravilloso que yo no conocía. “Apapachar”: “Es la complicidad de acariciar con el alma. Cuidar, mimar, abrazar con la energía del corazón”.

Cuando esa amiga nos lo contó. Y decía “yo te apapacho”… me pareció de lo más bello que podían decirme en ese momento. A mi y a nuestra amiga que sufre y está triste en el alma por haber perdido a su padre de una forma inesperada en el tiempo y en la forma.

Y nuevamente comprendí que cuando se nos cierran puertas, se nos aparecen paredes con ventanas entreabiertas.

Que cuando la pena te abate, salta por ahí una loquita encantadora que te dice “te apapacho” y a mi se me caen los lagrimones. Porque sé que si algo hace con cada palabra que sale de su boca es apapachar, acompañar el alma, mimar nuestras penas y ver con optimismo que el sol saldrá al día siguiente y ella estará cerca en silencio, pero estará.

Y debo decir que es algo que yo intento hacer a diario. Porque va con la vida. Con mi vida. De verdad que lo intento y seguramente lo hago porque de fondo hay una realidad que he recién descubierto como más real y no por ello dramática ni peor.

Todos en los momentos más difíciles estamos solos y decidimos solos. Pero no en el mismo grado. Y eso creo que es de ley reconocerlo. NO puede ser lo mismo cerrar cada noche la puerta de tu casa y que a “alguien” que viva dentro le importe saber simplemente que has llegado, o que cenas o que te vas a acostar o que has tenido tal alegría o tal tristeza en el trabajo…o que te de la chapa con sus problemas.

A que cierres la puerta de casa y sólo estés tú. Es que no es lo mismo. Por eso a mi sentir que alguien te quiera con su mensaje, llamada o presencia simplemente decir “yo te apapacho” (es decir, yo te acaricio con mi alma), me parece GENIAL.

Por eso HOY viernes 7 Julio 2017 deseo a quien se pasee por este espacio mágico de la blogosfera, un fin de semana al menos tranquilo y si puede ser feliz.  Y digo en alto que “apapacho a mi gente”.

A la que me une la sangre, la amistad, el trabajo o la magia de este blog.

Felicidad / Soledad

Me hablabas de pequeñeces que yo debía juntar

para así sopesar y de hecho comprobar

que vivir la vida no es sólo una temeridad

aunque la felicidad nunca pueda ser completa.

Y cuando busco en soledad, la respuesta a mi tristeza

me doy cuenta que coincide con mi absurda intransigencia,

la que maltrecha y muy herida me dejó en la cuneta

cuando yo sólo quería  perfección “en mi vida bella”

Porque estoy muy sola en esto,

pero no más que otro cualquiera,

yo decido, tú decides y al final tan sólo cuenta

que persigas con tus actos estar en PAZ con tu conciencia.

Porque tomo YO las decisiones,

y sufro yo las consecuencias…

por eso sigo peleando

contra el viento y las mareas.

(Ya son varios dias durmiendo sin pesadillas… a pierna suelta. Bieeeen!!!! )

Al perderte yo a ti

Desde que tengo uso de razón de la palabra AMOR… está en mi vida este poema y en las paredes de las habitaciones que han guardado mi sueño. 20170703_194036

“Al perderte yo a ti
Tu y yo hemos perdido:
Yo por que tú eras
Lo que yo más amaba
Y tú por que yo era
El que te amaba más.
Pero de nosotros dos
Tú pierdes más que yo:
Porque yo podré amar a otros
Como te amaba a ti,
Pero a ti no te amarán
Como te amaba yo.” (Ernesto Cardenal)

Se corresponde a la perfección con lo que yo creo que es el amor en mi vida. Como yo AMO. Pero no en concreto a una pareja, o a un hijo, a un amigo o a un familiar. Es el sentido más amplio de AMAR. A la vida. A la gente. A mis acciones. Como escribo. Como hablo. Y estoy segura del todo que no es bueno hacerlo así. Pero es inherente a mi.

Demasiada pasión. Demasiado sentimiento o simplemente demasiado desgaste. Pero si el desgaste es por AMAR con todos los sentidos y siendo capaz de decir yo te quiero a mi manera, nunca coincidirá con la tuya, y no por ello ni esa ni la mía serán la mejor o la peor forma de AMAR….valdrá la pena.

Y es que como yo te quiero o te quería….sólo yo lo sabía y lo hacía.

( Por cierto mamá, 4 de julio 2017, nueve años hoy que  nos dejaste. La pequeña de los 9 te manda un beso de aquí al cielo y más alla. Te quiero)

Lunes de Humor: Por votación

Sólo vivimos una vida (al menos terrenal) hagámoslo con una sonrisa. :

“Un hombre va a ver al urólogo y le dice que quiere hacerse una vasectomía. El doctor le dice:

– Sr. es una decisión muy grande, ¿lo ha comentado con su esposa e hijos?

y el Sr. le contesta:

– Sí se puso a votación y quedó 17 a 2”

¿Sonríes?

Objetivo conseguido a por esta primera semana de Julio… 

Una estrella más

En Mp3; 

Hay una estrella más en lo alto.

Yo lo sé. Y el resto de ellas… también.

La han recibido con los brazos abiertos.

Ella está algo chiquita.

Está sorprendida y con miedos,

y no porque sea temerosa, pues puede presumir de no serlo.

Es que llegó de improviso. De golpe. De la tierra y del pinar al cielo.

Quizás le avisara un ciervo

Quizás las fresas que ese día no salieron le dieron una pista

y los níscalos un beso.

Sin darse cuenta como un rayo iba camino del firmamento.

Nos pillaste de sorpresa

Nos helaste como frío hielo

El cielo se echó a llorar lágrimas de desconsuelo

“Buenos Aires” me decía… “viejito, pelotudo y terco

tuviste que escapar al monte solito y te quedaste a dos meses de verlo.”

Le toco la redonda panza, y no consigo articular ni un verso

Yo me he quedado muda, esa frase estaba clara,

marchó sin boleto de regreso.

¿Y qué le digo a tu costilla? La que me mira y pregunta

Él me dijo “hasta luego”

¿Me quedo aqui? me pregunta, cuando a ella me acerco.

Y he pensado que sí te fuiste

deprisita y y sin armar jaleo,

es porque como alguien bien dijo…

sólo los “señores” que son “señores”

saben irse en silencio.

Descansa en paz estrella nueva

procura mandar tus destellos

que tu familia necesita

de tus luces y recuerdos.

20170628_164408 (1)

Lunes de humor: Donando con “paliza”

Mi experiencia como donante de sangre fue un tanto surrealista en el año 2009, así que he decidido recuperar lo que escribí para este PRIMER LUNES DE HUMOR OFICIAL en esta etapa nueva. Lo pongo como lo escribí. HE tenido que releerlo para reírme, porque esta semana pretendo recuperar mi posibilidad de ser donante de nuevo.

Voy y me presento en la unidad de donación de sangre del hospital de la Princesa. Llego y había dos chavales rellenando la encuesta, que en ese momento una enfermera muy rubia de bote y muy señorona me la da a mi y me dice que lo rellene.

Esto se hace al lado de una sala acristalada donde había 4 camillas. Mientras yo contesto mi encuesta  los chavales que se tumban, uno primero y 3 minutos después el otro.

Por fin me toca a mi y me tumban. Mientras me están preparando acaba uno de los dos amigos y le dicen que se tome bocata y bebida.

Bueno al tema. El de mi lado que estaba acabando: va la enfermera “caballona” y le dice: ¿ qué tal a ver?  ya has terminado y le quita la aguja, el chaval que dice “que me estoy mareando” y pierde el sentido. donar2

La rubia de bote que le dá un par de bofetadas (pero buenas y sonoras) y le dice :” Alvaro no me dejes, vuelve conmigo…

El amigo al otro lado de la cristalera “alucinao'”

El tal Alvaro abre los ojos y vuelve a perder el conocimiento. Y en estas que la rubia caballona se le pone encima y le empieza a dar una “paliza de tres pares de coj….”.

– Alvaro, Alvaro…total que después de semejante ataque el pobre Alvaro que abre y los ojos y se va recuperando. El amigo pasa a verle mientras se recompone y Alvaro que le dice:

  • tío que no sé qué me ha pasado…(y añade): “que estoy como si me hubieran dado una paliza” 

Ja ja El amigo y yo (a todo esto enchufada a a la bolsa de sangre) muertos de risa, porque realmente el pobre había recibido una paliza.

El momento de quitarme a mi la aguja como comprenderéis me tenía acojonadita…pero bueno salió bien.

Yo me fui con bocata en el estómago y coca cola y Alvaro se fue con bocata, coca y paliza incorporada…..presiento que nunca más volvería a donar sangre….me lo dice “el corazón”.

Feliz lunes y principio de semana. Frente alta: la vida sonríe a quien le sonríe.

Mi querido Maximiliano:

Hoy he amanecido leyendo tu comentario. Y el instante primero de alegría por nuestro reencuentro ha sido seguido inmediatamente por la tristeza de tu pérdida.

“Hola Winnie, que agradable sorpresa volver a leerte. Tus palabras siempre acertadas, siempre empáticas. Espero que estés muy bien en la realidad de tu vida, no en las “ficciones” que escribes. Yo triste, mi compañera de vida falleció recientemente, cáncer maldito cáncer. La Vida sigue y nosotros seguir en ella. Un abrazo desde Santiago de Chile “  (23 junio 2017)

Y con el corazón encogido sólo se me ha ocurrido mandarte con las olas del océano que nos separa, un cálido abrazo. Y rebusco en mis comentarios y descubro que hiciste el primero cuando paré el blog en el año 2012:

“Hola Winnie, aunque nunca tuvimos un contacto directo, me había acostumbrado a tus diarios pensamientos y sentimientos expresados en tu blog. Te extrañaré. Ojala vuelvas. Que la Vida te sonría, y mucho. Un abrazo desde Santiago de Chile, Maximiliano. (5 junio 2012)”

Y sigo buscando en las tripas de “Lo que se ve es lo que hay” en los seguidores y descubro que desde DOS AÑOS antes (17 julio 2010) eras seguidor por correo electrónico. Desde el silencio. 

Y no te miento Maximiliano. Te he sentido cerca, en las lágrimas saladas como el océano que nos separa, que discurren por mis mejillas. Maximiliano FIEL en el tiempo. CONSTANTE en tu amor que te acaba de dejar… Y yo sólo quiero encogida hacia mis adentros mandarte un mensaje amigo  mío. Aquí te lo dejo. Recurro a un poema de Enrique Torres que me emociona desde siempre y a Debussy que siempre acierta en las noches de luna.

Va por esa estrella que allá arriba ahora más te alumbra y te espera… pero cuando llegues. No antes Maximiliano. 

En formato mp3

En  formato Wav

De mi para ti / De ti para mi

Me gusta mucho el trato humano de persona a persona. Necesito el tú a tú.

De niña me costaba escribir postales cuando viajaba y una carta larga a mi madre era una odisea. Con el siglo XXI, Internet y la comunicación vía “ondas”…. se perdió la escritura a mano. Las cartas de mi abuela de Zaragoza con su mano temblorosa pero letra esmerada eran y son un tesoro que siempre guardaré.

Pero la tecnología hizo que se perdiera un siguiente paso. Dejamos de vernos porque podíamos usar mucho el móvil y las llamadas. No era necesaria buscar una cabina de teléfono… y entonces llegaron los sms, la comunicación instantánea y además de perderse el cara a cara, se perdieron las voces y la mía junto con mi mirada decían más por su entonación y su intensidad respectivamente que cualquier escrito en 5, 10 o 20 líneas.

Perdimos la entonación. La pausa que haces al hablar porque pones una coma inexistente pero que matiza. La respiración agitada porque tienes prisa en decir tus sentimientos. El tono grave de quien está serio.

Si te dejas una coma en el watsap la puedes liar. Yo no sé cómo decirte te quiero escrito con tanta fuerza que no te parezca sólo un smile con un corazón saliendo de su pequeña-raya boca. Por eso invento mis propias caras, selfies y payasadas.

Así cada vez más, uso el teléfono en ausencia de la posibilidad de un cara a cara. Hay que seguir cantando el cumpleaños feliz en directo. La llamada que ilusiona. La visita que entusiasma.

Y eso sí…. cada vez menos “grupos colectivos”. No digo lo mismo en público que privado….una que es así de rara. Y no tengo por qué explicarlo. Cada cual es como es.

Si hago un envío masivo de fotos o datos por un evento…. estupendo. Pero NECESITO saber que siguen existiendo “las distancias cortas” aunque sea en mensajería instantánea. De mi para ti. No para doscientos…

Y para colmo si eres un poco centro de referencia de grupo y uno te dice oye fulano a menudo sólo pone esto. Mengano siempre va a lo suyo. Futanito ¿se habrá callado por algo? Que no. Que no me mola.

Mi AMOR es así. AMO y con mis palabras intento hacerlo siempre “en persona”. Porque es que además si tengo que NO AMAR prefiero no estar. No tener que ignorar.

Lunes de humor ¿puedes volver?

Siempre te tuve en el blog. Los lunes desde el 2009 siempre fueron de humor. Había que empezar bien la semana. Frente alta la vida sonríe a quien le sonríe…

Me cuesta un poquito recuperarte estos días… ni siquiera ese humor negro que algunos dicen que tan fácilmente me sale. Así que voy a tirar de un truquito. Siempre me he reído con mis cosas de niña. Tuve una infancia muy feliz con mis ocho hermanos y mis padres. Numerosa 🙂 pero feliz…

Recuerdo que las dos pequeñas dormíamos en la misma habitación en una litera (cama arriba y cama abajo para el que lea de fuera). Recuerdo el papel pintado de pequeñas flores rosas y recuerdo a mi hermana una noche despertándome para que fuera avisar a mis padres. La pobre estaba revuelta y vomitaba (lo único y que peor llevo en la vida) y cuando quise darme cuenta en la cama de arriba, a mi poca edad entendí que su súplica era que saltara por los pies de mi alta cama que además es donde estaba la puerta y fuera a avisar a mamá…pero ¡Dios mío! ¿dónde estaba ella echando los restos? en esa entrada….en el hueco de la puerta.

Le dije que ni loca. Que era superior a mis fuerzas. Recuerdo que me tape la cabeza y me quedé muy quieta… Como quien huye del miedo. Qué tonta, pienso ahora.

  • Mala hermana

Siempre reía con ella recordando esta anécdota. Ni loca iba yo a enfrentarme con un salto a lo que más asquito me daba con 10 años. La vida luego me iba a dar 100 vueltas. Como pudo se levantó y pidió ayuda a mamá. Yo quieta muy quieta… Conmigo no iba la cosa… Bajo la sábana, sólo pensaba en las florecitas rosas. 

Buen inicio de semana para quien se pasee por aquí…

Reclamo

Reclamo aunque no tenga derecho por otros creerme afortunada.

Pido humanidad,  necesito tolerancia…ruego una parcela de seguridad.

Hoy siento que voy de vuelta. Y eso me asusta porque sólo tengo cincuenta.

Los 40 grados de la calle pueden con las lágrimas que ya no alcanzan a tocar la atmósfera tan reseca.

Tengo el alma descolocada y de sentimientos buenos voy estando desierta.

Y no sé si rima. Ni importa. Que lo haga o no, ya no cuenta.

Se me van acabando las palabras.

No quedan exigencias.

Sólo quiero PAZ

Y AMOR…

(¡Madre mía! parezco “una Miss de la belleza” con su corona recién puesta)

Ah!!! Me queda algo de ironía y de humor.Bien. No todo está perdido. Puede que el mañana….me de una tregua.

 

Carta a un papel pintado

 

Querido papel pintado de flores pequeñas rosas:

Anoche soñé contigo. Estaba tumbada en la cama de arriba de la litera de mi habitación de niña. Aquella cama donde crecieron mis sueños, desde la infancia más chica hasta cerca de la adolescencia.

Mi querido papel pintado de rosa palo en tres de las cuatro paredes, pero en la cuarta….esas menudas flores rosas y fucsias que le dieron aroma a mi vida más tierna.

Recuerdo que cuando ví la película Tootsie (1982), yo tenía 15 años y cuando ella rememora su infancia mirando al papel de flores rosas de su habitación…yo pensé: “esa podría ser yo”.

Fui muy feliz en aquella habitación y durmiendo en la cama de arriba de esa litera. Fui muy feliz de niña. Las flores pequeñas de color rosa y fucsia… se encargaron de guardar mis sueños, mis ilusiones. Mis tristezas.

Hacía tiempo que no soñaba con mi infancia. Hacía tiempo que no me sentía tan pequeña. No sé dónde acabaste cuando te quitamos a tirones. No sé donde quedaron tus flores pequeñas. Pero gracias por estar ayer en mis sueños. Sustituiste a las tragedias. Volví a sonreír confiada…. Soñar mirándote era otra cosa. Ahora todo es más complicado… pero gracias por estar en mi vida, en mis recuerdos… y ahora también en mis tristezas.

Un beso papel pintado de la pared con flores pequeñas.. Prometo contarte como sigo. Como lo hice antaño. Así quizás, renazcan mis sueños. 

Winnie.

Nido vacío

La vida nos va dando situaciones distintas difíciles de encajar como consecuencia del paso de los años. Ser la pequeña de familia numerosa me ha llevado a ver diferentes momentos en esas pequeñas parcelas ajenas de mis herman@s.

Cuando llega el primer hijo y les cambia por completo la vida (para bien obviamente, pero les cambia totalmente) y  el tiempo de sueño y privacidad de pareja se extraña.

La primera noche que su hij@ pasa fuera de casa. Por una primera excursión del cole o por cualquier otro motivo que al susodicho mociona y a los padres “ocupa y preocupa”.

Y ya no digo nada cuando los hijos se van emancipando… Vuelan. Hacen su nido lejos del que han formado por y para ellos. La marcha ya por tiempo más que indefinido. Ahí sí que entiendo que debe de costar encajarlo. Si además son más de uno los retoños y todos van volando, se vuelve más que complicado.

A mi me ha pasado algo distinto pero también muy respetable como dolorcito en el pecho. O eso creo yo.

He sentido que las circunstancias, las lejanías de las personas y la vida trasladaban también mi presencia ya de por si en segundo plano a un tercer o cuarto lugar. De sentirnos necesarios para llenar tiempos de compañía imprescindible de un menor, cuando eres quien siempre está de relevo y hasta te haces chófer por amor… Cuando crees que seguirán queriendo que les lleves de compras y algún regalito caerá. Cuando eres la primera llamada que si les pasa algo harán…

Y de pronto: nada. Se hacen mayores o les hacen mayores. Y sus prioridades cambian.

Y toca reinventarse. Nadie es imprescindible, a Dios gracias, sino la vida se extinguiría en cuanto que prescinde de nosotr@s alguien que nos importa.

Carta de una madre de 9 hijos

Ayer noche volvió a caer en mis manos, la carta que mi madre escribió a los Reyes Magos de Oriente en 1977. Yo cumplía días después 10 años. La pequeña de nueve. Mis padres como alguna vez he escrito: los mejores. Y no eran del Opus ni qué sé yo, tanta tontería de quien no entiende que un matrimonio puede tener familia numerosa porque AMAN. Eran BUENOS. 

Siempre pensé en publicar esta carta. No creo que pueda haber un texto más bello de una madre que cada año con su marido hacían magia en nuestro hogar y cada año que la vida se lo permitió nos leía su carta en la mesa en Navidad. SÓLO omito nombres. Ese año me trajeron una guitarra (ya siempre en mi vida). Quizás así yo me entienda hoy más a mi misma. Que tengo un concepto de la familia tan elevado y extrañó hoy en día. IMPOSIBLE no leerla y ver ALMA GENEROSA Y VIDA.

Queridos Reyes Magos:

Tenemos 9 hijos y para todos ellos como todos los padres queremos lo mejor… Winnie  es “la pequeña”, siempre va mal peinada y de lavarse mucho, bueno, pues regular. Pero canta  muy bien. traerle algo bonito, que no haga  mucho ruido, que la ponga contenta y le enseñe a reír…y ya que me pregunta si somos Reyes Magos, por favor contestarle: que un poquito sí.

Que somos y hemos sido con amor y con fe los que os hemos suplido durante muchos años. decirles, sí, vosotros, a las 2 pequeñas que pesen en balanzas, que pesen sólo amor. Cuántos años llevamos juntos, juntos los dos. Sin llevar vuestras barbas, siendo Reyes de veras, sólo de corazón. ¡Cuántos ya, más de 20, que sin ruido y pisando de puntillas la noche repartimos besos, amor y más que amor, que no esperaba nada, puesto que a la mañana todo se lo achacaban…a los Magos de Dios. Traer pues a las peques  montones de ilusión, paquetes de alegría, lo de siempre Señores.

A los 3 mosqueteros mirad, yo me conformo con que se sientan hombres un poco cada día. Entendiendo por Hombres algo con mucha Hombría y también Humildad. La H de Hermandad, la H de Hermosura, que la H la quiten sólo para Amar.

Para las 2 chicas mayores, veréis os pediría que las unieseis un poco, un poco nada más. Y digo sólo un poco porque sé que en el fondo se quieren muy de veras y aún se querrán más. Ya sé que son muy guapas, a mi me lo parecen, pero darles aquello: Sanas, Santas y Sabias….¿para qué quieren más?.

Seguimos Reyes Magos, nos metemos con el 2º chico mayor…de vez en cuando se hincha cual si fuera un balón. Pincharle sólo un poco, que suelte todo el aire, que lo que tiene dentro es un gran corazón. No me atrevo a pedir las tres S-S-S para él. ayudarle un poquito. Un poco nada más. Lo demás él lo hará.

¿Acabamos con el Mayor? Sabéis que ya anda bien… pero es de la pierna ¿verdad que me entendéis? ¿Verdad que soltará los bastones ya raudo? ¿Verdad que correrá?…¿Verdad que volará?…

El regalo del padre voy a darlo en los hijos.

Os lo pedimos tanto. Os lo ofrecemos todo. Os quiero y me despido y os espero y… ADIOS.”

Carta del padre de IGNACIO ECHEVERRIA

CARTA DEL PADRE DE IGNACIO ECHEVERRÍA A LOS MEDIOS
“Buenos días, soy el padre de Ignacio Echeverría. Tengo el atrevimiento de pediros, por favor, que escribáis algo sobre los amigos de mi hijo que intentaron buscarlo y socorrerlo el día del atentado. Sus nombres son Guillermo y Javi. Los dos intentaron socorrer a Ignacio. La policía les impidió acercarse. Su angustia era inmensa. Luego, pasaron toda la noche buscándole; informando a la policía y al consulado de su desaparición.”

“Y al día siguiente, sin dormir, fueron a los hospitales en busca de Ignacio. Al no dejarles entrar, pensaron que su hermana lo tendría más fácil. No pararon hasta que encontraron a mi hija Isabel y le informaron de los hechos y de su labor de búsqueda por los hospitales. Después de esto tienen una sensación de culpa y de rechazo muy injusta porque su generosidad y entrega y el valor de intentar entrar en la escena del crimen una vez conocida la maldad de los agresores les hace merecer el máximo respeto y admiración. Todo mi agradecimiento y anhelo de que estos jóvenes reciban el reconocimiento y trato que se merecen. Muchas gracias”.

GRACIAS a usted. Gracias porque aunque sea desde una situación de choque emocional brutal en la que están ustedes los familiares… usted remonta y escribe esta carta por los amigos de su hijo. Porque su hija, hermana de Ignacio, hace declaraciones emocionadas ante algo triste y doloroso que se está volviendo gran homenaje a la forma de ser de su hermano y porque a su manera, ustedes hicieron de Ignacio el hombre que se creció ante la agresión a un semejante.

Alucino con su familia. Mi más profunda admiración y respeto.  

Lo que realmente importa

Últimamente mi escala de valores ha dado un giro importante. Realmente creo que tengo que re-colocar ciertas cosas. Con ello no me arrepiento ni mucho menos de la forma de vivir hasta ahora. Pero hoy a mis 50 años no tengo nada claras ciertas prioridades mías de aquello que es y no es justo. De aquello que de verdad importa y debe afectarnos y lo que no. De aquello que puede esperar a mañana para ser resuelto y lo que es inmediato.

Y es la vida. Lo es. Cada uno con sus razones y justificaciones para actuar. Y no será, ni bien ni mal seguro. Será con el cristal del que lo mire. Así parece que debe ser.

Hay un mundo enorme con 7.500 millones de habitantes de diferentes razas, colores y culturas y en el que ocurren cosas malas y buenas. La mayoría de las veces las brutales, las llamativas nos pillan de lejos. ¡Ay! lo duro es si te toca cerca. Hasta ahí todo lo que he dicho es obvio.

Es un día cualquiera en una ciudad de ese mundo. Tras pasar un rato de ocio con sus amigos y un monopatín, un joven español de 39 años ve confusión, pánico a su alrededor y se encuentra en medio del tumulto y de una agresión mortal a alguien que no conoce… Y no sabe qué está pasando. Y ahí se vio Ignacio E. 

Parece confirmarse que ha muerto en el último atentado ocurrido en Londres el español que estaba desaparecido. Ignacio Echevarría. 

Optó por intervenir.

Optó y perdió la vida en ello.

Optó por ayudar a algo bueno.

Y no sé si se lo pensó. No sé si existieron esas décimas de segundo en que sopesó que defender a alguien que está siendo agredido podía costarle a él la vida. Quizás lo hizo y en ese caso ¿con más énfasis recalco su heroicidad?. No. No me pesa eso.

En cualquier caso defendió a quien no conocía y era maltratado. Y eso ha hecho que le pierdan sus padres, sus hermanos, sus amigos.

Ahí lo dejo. Como le ha escrito su tia que disfrute con su monopatín allí donde esté.  Un abrazo y GRACIAS. Me quedo con tu ejemplo.

Vivir sin miedo

Es cierto que no me ata en demasía la vida ni me asusta en modo alguno la muerte. 

Pero no por eso quiero dejar de vivir antes de tiempo. Porque quiero ver crecer a las nuevas generaciones que van naciendo.

Las que me tocan de cerca. Y las que me tocan de lejos.

Pero en estos últimos tiempos tengo mucho miedo dentro.

Les exijo a los locos, a los asesinos, y a los reivindicadores sin fundamento cierto, que no arrebaten vidas ajenas y que no nos tengan en vilo en el tiempo.

Quiero poder llamar a Londres tranquila. Quiero tomarme un capuchino en Roma y ver en París un concierto. Quiero coger un tren en Atocha y quiero viajar por el mundo sin temor a los que arrebatan la vida y siembran el miedo.

No me asusta la muerte propia.

Me asusta que no dejen VIVIR la vida a los que quiero y protejo.